Conoce ¿cuáles son los Tipos de Contratos de Trabajo?

Los contratos para comprar bienes y servicios no son los únicos que existen en la legislación española. Cuando consigues empleo o deseas contratar a alguien, tendrás que aplicar uno de los tipos de contratos de trabajo que reconoce el ordenamiento jurídico de la nación, los cuales pueden variar según la duración, los derechos y obligaciones que rigen a las partes. En este artículo conocerás cada uno de ellos.

TIPOS DE CONTRATOS DE TRABAJO

Contrato de Trabajo

Como cualquier otro, los tipos de contratos de trabajo, son acuerdos realizados entre partes interesadas en iniciar una relación de trabajador y empleador, siguiendo las directrices impuestas por los correspondientes ordenamientos jurídicos del país europeo y los establecidos por la Unión Europea.

Adicionalmente, cada uno de ellos tiene la obligación de regular la relación laboral existente y por tal motivo, es necesario que cumplan con una estructura que contenga la siguiente información para ser válidos frente a la ley.

  • Información del contratante: ningún contrato puede omitir los datos sobre la persona o empresa que dará trabajo a un individuo. En este apartado se tiene que indicar información como el nombre, el tipo de persona que es (jurídica o natural), dirección, entre otras que disponga la legislación correspondiente.
  • Código de cotización: la mayoría de los trabajos en el país ibérico necesitan estar registrados en la Seguridad Social y por lo tanto, es necesario dar este dato para que la entidad pueda verificar si se cumple las obligaciones del patrono con los trabajadores.
  • Datos del empleado: al igual que se necesita la información del individuo o entidad que ofrece el trabajo, también es necesario que se refleje los datos relativos del trabajador, como información personal, académico y laboral.

Tipos de Contratos de Trabajo

Según la legislación de España, existen distintos modelos de contratos laborales y como bien se mencionó anteriormente, cada una de ellos dispone de características únicas que los distinguen de las otros.

A continuación mencionaremos los tipos de contratos de trabajo que existen, pero antes te invitamos a leer otros artículos del blog, como: Precontrato de trabajo para extranjeros.

Contratos temporales

Como su nombre lo indica, son aquellos acuerdos que se realizan entre un patrono y un trabajador para realizar algún tipo de actividad que, según sus características, solo se puede realizar en un tiempo determinado y no de manera indefinida.

TIPOS DE CONTRATOS DE TRABAJO

Es un tipo de contrato que se emplea en el tercio de la empresas que se dedican al:

  • Turismo y hotelería.
  • Cocina.
  • Recepción.
  • Entre otros.

Asimismo, es bueno que tengas presente que en este modelo de acuerdo laboral se pueden llegar a distinguir tres tipos, que son:

Por obra o servicios

Para muchos puede resultar difícil el concepto de este tipo de contrato, sin embargo, tienes que entender que básicamente es un acuerdo por el cual una de las partes le pide a la otra la realización de una actividad con el fin de obtener un resultado esperado.

TIPOS DE CONTRATOS DE TRABAJO

Es importante señalar que, puede ser prorrogable una vez que se ha terminado el tiempo descrito en el contrato, por un lapso de 3 años más. También, si eres la persona contratada, tienes el derecho por ley a recibir 12 días de retribución cada año.

Este tipo de contratos de trabajo, son los que más se emplean para el área de la construcción.

Acuerdos eventuales

Imagina que tienes una compañía que se dedica a la programación de videojuegos y un día, los inversionistas te piden ver los resultados del juego final para una fecha más temprana de la pautada previamente.

Por lo tanto, no te queda más opciones que solicitar más personal para terminar este trabajo imprevisto y nada más.

TIPOS DE CONTRATOS DE TRABAJO

Gracias a este tipo de contrato puedes cubrir la falta de mano de obra para realizar un trabajo que habitualmente realiza tu compañía.

Según la legislación española, esto no puede durar más de 6 meses y al igual que en el caso anterior, los empleados contratados por esta vía, tienen el derecho de percibir 12 días de retribución por cada año que hizo la labor.

Contratos de relevo

Cuando necesitas cubrir el espacio dejado por un trabajador por un tiempo determinado, ya sea porque esté pasando por una jubilación parcial o si es una mujer que se encuentra en reposo por la maternidad e incluso cuando el empleado está disfrutando de sus vacaciones.

Puedes utilizar este tipo de contrato, el cual tiene vigencia durante el tiempo en que se encuentra ausente el trabajador sustituido, hasta el momento de su reincorporación.

Contratos en prácticas

Si eres un profesional que busca mejorar sus habilidades y aprender nuevos conocimientos en el área en la que desea trabajar, seguramente en la compañía donde realizarás las prácticas te proporcionarán este tipo de contrato.

Usualmente estas actividades se llevan a cabo por un periodo de 5 años y lo realizan los recién graduados de la universidad. De hecho, se recomienda que busques poner en práctica tus conocimiento en lugares que se adecuen a ello y de modo que puedas potenciar tu experiencia.

De acuerdo al ordenamiento jurídico del país europeo, esta modalidad de acuerdo laboral tiene una duración de 6 meses, pero puede alcanzar los 2 años de vigencia, sin tomar en consideración el modo de jornada que se realizará, siempre y cuando el practicante reciba un salario no menor del 60% de lo que podría disponer un empleado regular.

Como dato curioso, este tipo de contrato puede ser interesante para los empleadores, ya que con el podrá recibir incentivos fiscales si contrata personas menores de 30 años o que tengan una discapacidad relativa al 33%.

De formación y aprendizaje

Es muy parecido al anterior, sin embargo, este tipo de contrato de trabajo, únicamente será aplicado a trabajadores que tengan una edad entre los 16 y los 30 años.

Tiene como finalidad proporcionar la experiencia laboral que necesita la persona que se encuentra realizando estudios profesionales en el área en la que le interesa trabajar en el futuro, facilitando así su inserción laboral.

Esta clase de contrato tiene una duración de 3 años, además, cuenta con la posibilidad de ingresar directamente a la plantilla de empleados de la empresa que lo recibió.

El salario que reciba la persona que se encuentra en formación no puede ser menor al de un trabajador ordinario e incluso puede ser acordado con el empleador.

Contrato de trabajo indefinido

Otro de los tipos de contratos de trabajo que existen en España, son aquellos que no tienen un tiempo determinado como serían los temporales o los de relevo.

Asimismo, es una de las modalidades más usadas en el país, solo siendo superada por los temporales y es aquella que puede dar mayores beneficios al empleado, en especial lo más importante, la estabilidad laboral.

Pero descuida, si eres empleador también disfrutarás de varias ventajas, como el recibir incentivos fiscales o tributarios al recibir jóvenes, personas mayores de 50 años, individuos que se encuentran en un programa laboral llevado por el gobierno, entre otros.

Al mismo tiempo, debes tener presente que los tipos de contratos de trabajo como relevo o aprendizaje pueden llegar a convertirse en esta modalidad, siempre y cuando el empleado cumpla con 2 años de labor en la compañía.

Ordenamiento Legal

Para finalizar este artículo, es necesario que conozcas la legislación que rige estos tipos de trámites y de esa manera, tengas la seguridad de que tu contrato tenga eficacia y reconocimiento en España. Existen dos normativas a considerar:

  • Estatuto de los Trabajadores.
  • Código Civil.

Esperamos que este artículo sobre los tipos de contratos de trabajo haya sido de tu agrado y te invitamos a seguir leyendo otros artículos de nuestro blog.


ParadaCreativa Web
Descubrir Online Web*
IK4 Web
Seguidores Web
MiBBMeMima Web
Minimanual Web
Un Como Hacer Web
Tarabu Web
Ejemplos NXt Web
GamingZeta Web
LavaMagazine Web
TipoRelax Web
Trucoteca Web
ZonaHeroes Web
TipoRelax Web